Salud y cocina vegetariana

Salud-Alimentación Vegetariana

puraenergia Editar

Recetas Restaurantes

Vegetarianos… ¿Por qué?

dibujo-fruta.jpg

La palabra vegetariano no proviene de vegetal. Etimológicamente, su origen, es la palabra latina “vegetare”, que significa “avivar, animar”.

Cuando los romanos utilizaban la expresión “homo vegetus” se referían a una persona vigorosa, sana de cuerpo y alma.

El poeta inglés y vegetariano, Percy Shelley en 1813 afirmaba que “el aparato digestivo del hombre está hecho solamente para consumir vegetales”.

El dramaturgo George Bernard Shaw opinó: “Un hombre de mi intensidad espiritual no come cadáveres”.

El novelista ruso León Tolstoi afirmó: “Alimentarse de los despojos de un animal asesinado demuestra un cierto mal gusto”.

Ya desde la antigüedad el hombre sintió la necesidad de darle un sentido más espiritual a su vida, sintiéndose no dueño del universo, ni mejor que las demás criaturas. Es cierto que el ser humano puede considerarse mejor dotado que el resto del reino animal por su capacidad racional, pero ésta sólo lo hará superior cuando la use para proteger a aquellos seres, puestos sobre la tierra por el mismo creador.

Así lo sintieron Platón, Sócrates, Hipócrates, Ovidio, Aristóteles y Buda.

Algunas teorías afirman que Jesús y sus apóstoles eran vegetarianos.

Hay muchas razones que se alegan para adoptar esta manera de vivir. Ser vegetariano no es ser distinto ni extravagante y si lo fuera, podríamos decir con orgullo que no siempre la mayoría tiene la verdad y que en este caso ser diferentes tiene consecuencias muy positivas, para quienes adoptamos esta posición en la vida y para los demás.

Hay personas que no comen carne por razones éticas, otras por motivos religiosos y otras para cuidar su salud. En todos los casos se trata de una decisión personal y generalmente meditada.

Hay algunos que son vegetarianos puros, o sea, que consumen solo verduras y frutas, otros son ovo-lacto-vegetarianos, agregando a su alimentación huevos y lácteos, otros solamente adicionan leche y sus derivados a su dieta vegetariana, llamándose lacto-vegetarianos.

Es cierto que la carne es una buena fuente de proteínas, salvo por dos razones: la primera son los productos químicos tóxicos que utilizan muchos fabricantes de alimentos. La segunda es que, además de proteínas de alta calidad, la carne encierra núcleos de células deterioradas, que el animal elimina pero solo en parte. Las demás continúan en su organismo y estas toxinas son consumidas por el hombre cuando ingiere un trozo de carne.

La dieta vegetariana incluye proteínas, además de todos los demás nutrientes esenciales, es ecológicamente beneficiosa y éticamente correcta. Brinda satisfacciones físicas y espirituales.

Entonces… ¿Cuál es la razón para no sumarse a tantos beneficios?

Fuente: http://www.vegetomania.com

Sumar más razonescon: http://www.mundovegetariano.com/MVdoc/MVdoc.php3?seccion=/porque

No hay ninguna característica anatómica del ser humano que indique que estemos equipados para desgarrar y arrancar la carne para alimentarnos.

En cuanto seres humanos, no estamos ni siquiera psicológicamente preparados para comer carne.

¿Alguna vez os habéis paseado por una zona boscosa llenando los pulmones de aire fresco mientras escuchabais cantar a los pájaros?…Tal vez hubo un momento en que una ardilla se os cruzó fugazmente en el camino ¿Cuál fue vuestra primera reacción? ¿Saltar sobre ella para atraparla, desgarrarla con los dientes y engullirla con sangre, tripas, piel, huesos y todo? ¿O pensaste que era un gracioso animalito?

Muchas veces pienso cuántos más vegetarianos habría si cuando la gente quisiera comerse un bistec tuviera que salir a matar un ciervo indefenso, trocearlo y abrirse paso entre la sangre y las vísceras para cortarse el trozo que desea.

Los niños son la verdadera prueba. Poned un niño pequeño en un parque de juegos, con una manzana y un conejito. Si el niño se come el conejo y se pone a jugar con la manzana, pedidme lo que queráis.

Pensamientos extraídos del libro “La anti-dieta” de Harvey y Marilyn Diamond. (Visto enhttp://www.vegetomania.com )

 

 

 

 

Cómo sustituir el Huevo, los Lácteos, la Miel y la Gelatina

Sustituir El Huevo

– Si utilizas huevo para “ligar” albóndigas o hamburguesas, puedes utilizar en su lugar copos de avena remojados en agua. Para este mismo fin puedes sustituir 1 huevo por la mezcla resultante de diluir 1 cucharada de harina de soja en 3 de agua. Una tercera alternativa sería miga de pan ligeramente humedecida, puré de patatas o pan rallado integral.
– Si quieres hacer salsas, como la mayonesa, puedes emplear leche de soja en lugar de huevo (ver receta en página 44). Para el mismo fin puedes utilizar un poco de tofu.
– Si quieres hacer una tortilla, puedes emplear una mezcla hecha con harina de garbanzo y agua, con la ayuda de la batidora, en una proporción de 60% de harina y 40% de agua (ver receta de tortilla española en página 45).
– Si quieres hacer un rebozado, pasa el alimento a rebozar por harina, después por una masa hecha con agua y harina al 50%, con ayuda de la batidora eléctrica, y después por pan rallado (ver receta de berenjenas rebozadas en pagina 46).
Sustituir Los Lácteos

– Sustituir la leche de vaca por leche de soja es bastante sencillo. Puedes usarla de la misma manera, con cereales en el desayuno, para hacer bechamel, para hacer postres, etc. Cambiará un poco el sabor, pero te acabas acostumbrando. Cambia de marca hasta que encuentres la que más te guste, pues el sabor varía considerablemente de una marca a otra. Hay otras leches vegetales que pueden resultarte más atractivas: La leche de arroz, la de avena, la de almendras…

– Sustituir la mantequilla también es muy sencillo, empleando margarina vegetal. Ten cuidado y lee bien los ingredientes, pues algunas margarinas pueden llevar suero de leche o leche desnatada. Si viene enriquecida con vitamina A artificial, ésta puede provenir de aceite de hígado de pescado, mantequilla o yema de huevo. De igual forma, la vitamina D3 se obtiene del aceite de pescado o la lanolina (grasa que contiene la lana de las ovejas).

– Sustituir la nata en la elaboración de platos principales es muy sencillo también, existen natas vegetales en el mercado, aunque no sirven para montar. Una “nata casera”, es la resultante de mezclar tofu, aceite de oliva virgen y algo de agua.. Si quieres hacer “crema de nata agria” para tus recetas mexicanas puedes elaborarla con tofu, aceite de oliva virgen y zumo de limón, batiéndolo todo con la batidora eléctrica.
Sustituir La Miel

– Hay muchas alternativas saludables y éticas a la miel: Las melazas (miel de caña), el azúcar de caña, el sirope de arce, el sirope de arroz, el sirope de malta, el sirope de manzana, los zumos de frutas concentrados… La melaza de maíz es lo más parecido en aspecto, textura, color y sabor.
Sustituir La Gelatina

– Se emplea el alga agar-agar en polvo disuelta en agua. Su sabor es muy suave y se usa como espesante, en lugar de la gelatina, que proviene del cocimiento de los huesos de los animales, siendo por tanto desaconsejable. Para preparar esta gelatina, sólo requiere una corta cocción más una hora de reposo para que se solidifique. Tiene propiedades laxantes.

Ana Moreno
ana@mundovegetariano.com
Extraído de “Manual de Supervivencia para Veganos Novatos”

Visto en: http://www.mundovegetariano.com/MVdoc/MVdoc.php3?id_doc=417&seccion=%2Fpreguntas

 

Las proteínas

Texto original de la Vegan Society – www.vegansociety.com

Las proteínas son moléculas grandes constituidas a partir de unidades más pequeñas llamadas aminoácidos. Hay veinte aminoácidos que se encuentran comúnmente tanto en las proteínas de origen animal como en las de origen vegetal. En general se considera que hay ocho aminoácidos que el cuerpo no puede producir por sí mismo y que han de ser obtenidos a través de los alimentos que ingerimos. Estos aminoácidos son: isoleucina, leucina, lisina, metionina, fenilalanina, treonina, triptófano y valina. Los niños necesitan adicionalmente también aportes de histidina y posiblemente taurina. Las proteínas son necesarias para el crecimiento y para el mantenimiento de los tejidos. También son empleadas por el cuerpo para la formación de hormonas y otras sustancias fisiológicamente activas.

Fuentes veganas de proteínas

Los alimentos que más proteínas aportan en una dieta vegana son las legumbres (garbanzos, judías, lentejas, productos derivados de la soja…), los cereales (harina, avena, arroz, cebada, alforfón o trigo sarraceno, mijo, pasta, pan…), los frutos secos (nueces, avellanas, almendras, anacardos…) y semillas (de girasol, de calabaza, de sésamo…).

¿Se puede decir que las proteínas vegetales son de “segunda clase”?

De ninguna manera. Los nutricionistas llegaron a creer que las proteínas de origen vegetal eran de una calidad inferior respecto a las de origen animal. E incluso hoy podemos encontrar a gente que las denomina de “segunda clase”. Esta creencia estaba centrada en experimentos que se llevaron a cabo en unas pobres ratas de laboratorio a las que se les suministraba una serie de aminoácidos provenientes de otras ratas. Lo mismo se suponía que se podía aplicar a los humanos. Sin embargo, los parámetros de los experimentos fueron establecidos de tal modo que las diferencias entre las proteínas de origen vegetal y las de origen animal eran exageradas. Así, las ratas y los humanos tienen necesidades nutricionales diferentes, ya que las ratas recién destetadas crecen a una velocidad mucho mayor, en comparación con los niños humanos, y así necesitan más proteínas. Una comparación de la leche de una rata y de una mujer deja bien clara esta diferencia: las proteínas sólo constituyen el 7% del contenido calórico de la leche humana, mientras que la leche de rata contiene un 20% de proteínas. Si las ratas fueran alimentadas con leche humana no sobrevivirían. Estos tests sobrestiman el valor de algunas proteínas de origen animal mientras que subestiman el de las de origen vegetal. La Organización Mundial de la Salud ya abandonó este inadecuado método de calcular el valor de las proteínas para el cuerpo humano.

La combinación de proteínas, ¿es necesaria?

No, no lo es. Otros experimentados llevaron a la errónea conclusión de la combinación de proteínas[1]. Esta creencia desafortunadamente ha crecido con el paso de los años. Se basó en la idea de que se debía tomar en cada comida alimentos proteicos complementarios con diferentes aminoácidos, por ejemplo judías y cereales, con el fin de mejorar la disponibilidad de aminoácidos. (Sin embargo, esta información es aplicable a los adultos, pues se considera aconsejable cierta combinación de alimentos en niñ@s pequeñ@s – nota de la web)

Las proteínas en los alimentos tienen un patrón distintivo, presentando un mayor número de algunos aminoácidos y una menor cantidad de otros. Durante muchos años la calidad de una proteína reflejó su patrón de aminoácidos y fue contrastada respecto a la proteína del huevo, la cual tenía un valor del 100%. Según este método, en cada proteína el aminoácido que más por debajo se encontraba respecto a la referencia estándar se conocía como aminoácido limitante. Este aminoácido no es necesariamente el que se encuentra presente en una cantidad menor absoluta sino el que se encuentra presente en una proporción menor comparado con la proteína del huevo de la gallina. En la mayoría de los cereales y las semillas el aminoácido limitante es la lisina, mientras que en la mayoría de las legumbres es la metionina. El triptófano es el aminoácido limitante en el maíz, y en la carne de vaca es la metionina. Aunque todos los alimentos tienen un aminoácido limitante, la mayoría tienen estos aminoácidos en cantidades adecuadas para el cuerpo humano.

Se ha llegado incluso a aconsejar a los vegetarianos a combinar alimentos vegetales con productos lácteos y huevos. Estas indicaciones ya se consideran antiguas. La combinación de proteínas puede reducir la cantidad proteica requerida para mantener el cuerpo en un balance positivo de proteínas, pero varios estudios en humanos han indicado que esta práctica no es necesaria. Las dietas basadas sólo en alimentos de origen vegetal suministran con facilidad las cantidades recomendadas de todos los aminoácidos indispensables, y la combinación de proteínas en cada comida es innecesaria. La proteína de la soja está considerada en la actualidad como equivalente en valor biológico respecto a la proteína animal.

Respecto al exceso de proteínas

Los estudios muestran que las dietas veganas proveen las cantidad ideal de proteínas recomendada por la Organización Mundial de la Salud. Por otro lado, la mayoría de los omnívoros ingieren mucha más cantidad de proteína que la que se recomienda y esto puede acarrear problemas de salud. En efecto, la ingesta excesiva de proteínas puede asociarse con riesgos para la salud. La función del riñón puede verse comprometida por este exceso en personas mayores y en pacientes con trastornos en este órgano. También este exceso puede afectar al balance del calcio y contribuir a la descalcificación de los huesos. Un estudio hecho en adultos ingleses en 1990[2] mostró que la ingesta media de proteínas es de 64g/día para las mujeres y de 84g/día para los hombres, lo que es superior a lo recomendado.

Los diferentes tipos de proteínas en la dieta pueden tener efectos diversos sobre el colesterol y las grasas en el sistema sanguíneo. Se ha comprobado mayor respuesta hormonal en una comida que incluía caseína (la cual se encuentra en la leche) respecto a otra que incluía judías de soja. Esto, a su vez, es un factor de riesgo de afecciones cardíacas.

Una encuesta a 620 mujeres llevada a cabo en Singapur reveló que entre mujeres pre-menopáusicas aquéllas que consumían regularmente proteínas a partir de la soja y productos derivados de la soja en general tenían aproximadamente la mitad de posibilidades de contraer un cáncer de mama. En contraste, el consumo de carnes rojas y proteínas de origen animal está ligado a un elevado riesgo de este tipo de cáncer en estas mujeres pre-menopáusicas.

Las dietas ricas en proteínas animales llevan a que se dé un elevado índice de ácido úrico en la orina. El ácido úrico no se disuelve con facilidad y puede formar piedras en el riñón.

Los niños y las proteínas

La necesidad de los niños es de energía más que de proteínas en sí. Los niños y adolescentes alimentados con una dieta vegana variada obtienen la energía y las proteínas necesarias, están sanos y saludables y crecen con normalidad. Aunque tienden a ser de constitución algo más ligera que los niños omnívoros están dentro de los patrones normales de peso y de altura. El consumo regular de alimentos altos en aporte energético tales como cereales, legumbres y frutos secos, junto con el consumo de frutas y verduras, aseguran una ingesta satisfactoria de proteínas y de energía.

Para más información recomendamos el libro Vegan Nutrition por Gill Langley que se puede pedir a la Vegan Society a través de su página web.


[1] Lappé, F.M. (1976): Diet for a Small Planet. Nueva York: Ballantine Books.

[2] Millward, D.J., Newsholme, E.A., Pellett, P.L. & Uauy, R., (1992). Amino acid scoring in health and disease. En: Protein-Energy Interactions – Proceedings of a workshop held by the International Dietary Energy Consultancy Group. Suiza: IDECG.

Encontrado en: http://www.vegetarianismo.net/nutricion/proteinas.htm

No te Comas a los Animales

Una dieta sin animales

Una dieta vegetariana excluye la carne de todos los mamíferos, aves y peces. Consta de frutas, verduras, cereales, frutos secos, semillas, flores, brotes. Es más sana que una dieta basada en la carne tanto para los no humanos como para los humanos, además de para el planeta.

¿Comer carne es necesario para
una correcta nutrición?

No. Los seres humanos son primates cuyos dientes, estructura intestinal y necesidades dietéticas están adaptadas para comer alimentos vegetales, no animales. Se cree que el comer carne empezó durante la Edad del Hielo cuando los alimentos vegetales escaseaban.

El cuerpo humano puede obtener fácilmente todas las proteínas, minerales, carbohidratos, vitaminas y otros nutrientes necesarios de las verduras, cereales, legumbres y frutas.

“Perritos calientes”, “hamburguesas” sin carne y otros productos que simulan el sabor y la textura de la carne se pueden encontrar también en la mayoría de herbolarios.

¿Son perjudiciales los productos animales?

Sí. Los productos animales contienen grasa y colesterol, que obstruyen las arterias y provocan ataques al corazón, cánceres y ataques cerebrales. Los animales criados para alimento son mantenidos en lugares atestados y sucios, y son alimentados con medicamentos, substancias químicas, pesticidas y hormonas que se concentran en su carne y contribuyen a los cánceres humanos y a otras enfermedades. El consumo excesivo de proteína, que está muy concentrada en los productos animales, obliga al cuerpo humano a retirar el calcio de los huesos, provocando osteoporosis. Los alimentos vegetales, sin embargo, son bajos en grasa, no tienen colesterol y son altos en fibra.

¿Sufren los animales criados para alimento?

Sí. Casi 7 mil millones de animales son sacrificados para el consumo humano en los Estados Unidos cada año, en un sistema de abuso crónico que toma como víctimas a más animales que la experimentación, la caza, los tramperos y otros abusos combinados.

La mayoría de estos miles de animales son criados en “granjas factorías”, donde se les confina en jaulas o establos pequeños y donde son descornados, desrabados, se les quita el pico y mutilados de otras formas. Ninguna ley federal les protege, y se les niega el ejercicio, la compañía, las dietas naturales y otras necesidades básicas.

¿Cómo Afecta la Producción de Carne al Medio Ambiente y
al Hambre en el Mundo?

Una sociedad vegetariana salvaría los preciosos recursos naturales y ayudaría a eliminar el hambre en el mundo. El pastoreo excesivo del ganado destruye el suelo, y los mataderos y plantas de procesado utilizan cantidades tremendas de agua y vierten millones de litros de desecho animal a nuestros ríos y riachuelos.

Comer carne favorece el hambre en el mundo. Un terreno de tierra puede alimentar a 12 personas que coman plantas y cereales, pero sólo a una persona si las plantas se dan primero a un animal. Aproximadamente 60 millones de personas se mueren de hambre cada año.

La rápida e irreversible destrucción de las selvas tropicales de América Central y del Sur para crear tierra de pastoreo disminuye el suministro de oxígeno de la tierra, destruye los hábitats animales, desplaza las especies nativas y priva a las fuentes vegetales de medicinas vitales. El vegetarianismo crea tanto personas más sanas como un planeta más sano.

FUENTE DE LA INFORMACION

PETA
PEOPLE FOR THE ETHICAL TREATMENT OF ANIMALS
PO Box 42516, Washington, DC 20015
Tfo: (301)770-7444


Extraído de: http://www.redalternativa.com/cgi-bin/pagina.cgi?vegan.htm

Ampliar recetas e información en: www.redalternativa.com

 

 

Cómo empezar a ser vegetariano en 10 pasos

Más allá de que sea por tu salud, los animales, el medio ambiente o cualquier otra razón, puede que estés, junto con muchos otros, considerando el volverte vegetariano. Aquí hay algunas pistas para empezar, o aunque sea para ir pensando como empezar…

¡INVESTIGA! Explora. Recopila información. Estudia qué motivos han llevado a tantas personas a dejar la carne. Descubre que ser vegetariano es fácil y saludable. Aprende sobre los mitos que rodean al vegetarianismo (entre ellos el del calcio, hierro y las proteínas). El conocimiento es poder.

¡PIENSA! Piensa en los animales. Piensa en tu cuerpo. Piensa en la Tierra. Considera el impacto de tu elección alimenticia sobre los que te rodean y el mundo. Recuerda: “somos lo que comemos”.

¡HABLA! Habla con vegetarianos. Habla con no-vegetarianos. Pregunta. Comparte tus inquietudes. Empieza a salir con vegetarianos. Visita sitios web vegetarianos. Participa de movilizaciones y campañas.

¡PONTE METAS! Haz de todo esto un juego. Apuesta a tu amigo que puedes estar un mes sin pisar un McDonald’s, o dos semanas sin asado ni huevos. Cuando ganes, recompénsate. Sólo de ti depende que tu compromiso con el vegetarianismo avance.

¡COCINA! La cocina vegetariana se presenta como un mundo nuevo y desafiante. Toma clases. Consigue libros y revistas. Prueba recetas nuevas. Sé creativo. Diviértete haciéndolo. Comprueba que las comidas sin carne no sólo son posibles, sino ilimitadas.

¡COME! Haz que el horario de comida sea especial. Mastica despacio, saborea bien cada bocado. Comparte tu comida con otros.

¡ESCUCHA! Trata de estar alerta de las necesidades de tu cuerpo. Descansa cuando estés cansado. Come cuando tengas hambre. Presta atención a tu cuerpo -descubrirás que irá desapareciendo esa sensación de “pesadez” luego de comer. Los alimentos vegetarianos no sólo sientan bien, sino que energizan tu vida. Respeta tu cuerpo. Aprende la conexión entre lo que le entregas y lo que te devuelve.

¡EXPERIMENTA! Haz cambios en tu estilo de vida. Explora las dietas macrobióticas o crudívoras. Visita restaurantes y casas de comida vegetariana. Descubre la cocina de otros países. Realiza deportes nuevos. Prueba con el yoga. Investiga el mundo de la liberación animal. Ahora que has dejado de comerlos, descubre nuevas formas de ayudar a los animales. Explora cuáles son tus intereses.

¡PREPÁRATE! Puede que encuentres resistencia por parte de tu familia y grupo de amigos. Prepárate para ello (las comidas familiares pueden ser terriblemente estresantes, es difícil cuestionar las “comidas tradicionales”). Sé fuerte. Confía en ti. Prepárate para preguntas tales como “¿las plantas no son acaso seres vivos?”, “¿No se extinguirían los animales de granja si todos fuéramos vegetarianos?”. Examina tus dudas y contéstalas: ¿estoy ingiriendo suficientes vitaminas? ¿Estoy haciendo lo correcto? Relájate. Habla con tus amigos. Busca en tus libros. Si tropiezas, levántate y aprende de tus errores.

¡CELEBRA! Marca el día que dejaste la carne, celebra ese día. Renueva tu elección. Descubre que el vegetarianismo es un proceso continuo… y entretenido. Ya sea que lo veas como un estilo de vida, una religión o simplemente una elección alimenticia, ¡buena suerte y disfrútalo!

Fuente: Unión Vegetariana Argentina

Extraído de: http://www.haztevegetariano.com/modules.php?goto=Svst247_498

 

Es una pregunta frecuente el significado de determinados términos incluidos en las recetas, ya que existe variedad de terminología, dependiendo ésta de la zona en que se emplee. Aquí damos una lista de las principales palabras que pueden crear dudas y sus equivalentes en distintos lugares:
Ají=pimiento
Acaucil=alcachofa
Ananá=piña
Arveja=guisante=chícharo
Banana=plátano
Batata=boniato=camote=papa dulce

Canapé=tentempié=entremés
Chala=farfolla del maíz=espacho=jolote=panea
Chaucha=judía verde
Choclo=mazorca de maíz=elote
Empanada=tamal
Emparedado=sándwich
Fariña=tapioca=mandioca=harina de yuca
Guiso=guisado=potaje
Hongo=seta
Maní=cacahuete
Manteca=mantequilla
Papa=patata
Poroto=judía=alubia=fríjol
Repollo=col=berza
Tallarines=spaghetti=fideos
Zapallito=calabacín
Zapallo=calabaza

Encontrado en: http://www.vegetomania.com/category/articulos

LISTA DE RESTAURANTES VEGETARIANOS EN ESPAÑA

Fuente: www.haztevegetariano.com

Catalunya (56)

Castilla y León (3)

Comunidad Valenciana (13)

Islas Baleares (6)

Andalucía (5)

Comunidad de Madrid (27)

Galicia ( 8)

País Vasco (Euskadi) ( 8)

Navarra (1)

Aragón (1)

Canarias (1)

RECETAS VEGETARIANAS

Volver a cocina vegetariana

Ver más recetas e información útil en: http://www.botanical-online.com/cocinavegetariana.htm

 

Deliciosa pizza de papas con salsa

6 a 8 porciones


INGREDIENTES


Masa
1/2kg de papas medianas
1 taza de harina integral fina
3cdas de aceite de oliva
sal, pimienta, nuez moscada

Salsa
2 tazas de tomates pelados y picados o pulpa de tomate
1/4 taza de aceite de oliva
1 cebolla cortada en rodajas finas
1 pimiento, ají, morrón, rojo
100grs de tofu
1cdta de tomillo
1cdta de orégano
3 o 4 hojas de albahaca
sal, pimienta a gusto
aceite de oliva

PREPARACION
Poner en un recipiente adecuado, los tomates, la cebolla, el pimiento cortado en juliana, el queso picado, el tomillo, el orégano, las hojas de albahaca cortadas con las manos en trozos pequeños. Condimentar como si fuese una ensalada, con aceite, sal y pimienta a gusto. Dejar macerar un rato.

Cocinar las papas enteras y con la cáscara hasta que estén cocidas.
Pelarlas y pisarlas bien. Ponerlas en un tazón y agregarle la harina, el aceite y condimentos a gusto.
Mezclar bien todo y amasar hasta que esté firme.

Cubrir con esta masa un molde de pizza, previamente aceitado, de 24cm de diámetro.
Cubrir con la salsa que se estaba macerando y llevar a horno a temperatura moderada durante 25 minutos aproximadamente.

Morrones, ajíes o pimientos rellenos

Porciones: 4

INGREDIENTES
4 pimientos, morrones, ajíes rojos o de varios colores
1 cebolla rallada
2 cucharadas de aceite de soja
2 cucharadas de avena instantánea
2 tazas de porotos de soja
2 hojas de laurel
1 taza de arroz integral
3 tazas de caldo de verdura
1 cucharadita de orégano
1 cucharadita de tomillo
pizca de ají molido
1 cucharada de salsa de soja

Salsa bechamel
1 taza de leche de soja o caldo
1 cucharada de fécula de papa o almidón de maíz
1 cucharada de margarina ( manteca vegetal )
sal, pimienta y nuez moscada

PREPARACIÓN
Poner los porotos de soja en remojo en abundante agua y dejarlos durante casi un día entero.
Cocinarlos en abundante agua y el laurel para que tomen un sabor más agradable.

Una vez a punto retirarlos, escurrirlos y procesarlos en caliente.

Aparte cocinar el arroz integral en el caldo de verduras para que tome más sabor.
Una vez a punto procesarlo y ponerlo en un bol junto con el paté de soja.

Rehogar un poco la cebolla rallada con el aceite, retirar e incorporar la avena y los condimentos, mezclar bien y agregarlo a la soja y al arroz.

Aparte preparar una bechamel poniendo en una cacerola chica la fécula. Agregar de a poco y revolviendo la leche de soja.
Incorporar la margarina y llevar a fuego suave y revolviendo siempre hasta que la preparación espese.
Continuar revolviendo un minuto y retirar.
Condimentar a gusto.

Incorporar la salsa a la preparación anterior mezclando todo hasta formar una pasta.
Comprobar si está bien condimentada o rectificar los sabores.

Limpiar con un paño húmedo los ajíes, cortarles la parte superior donde está el cabo y quitarles las semillas y con cuidado todos los filamentos blancos.

Rellenarlos, espolvorearlos con pan integral rallado y rociarlos con un hilito de aceite.

Colocarlos en una cacerola uno junto al otro para que no se caigan y cubrir apenas el fondo con agua.
Tapar la cacerola y llevar a fuego bajo hasta que los ajíes estén cocidos.

Si el agua se consumiera se le va agregando de a poco a medida que haga falta pero siempre caliente.
Esta forma de prepararlos los deja sabrosos.
Se pueden acompañar con una ensalada fresca.

Hinojo con tomate para acompañar

4 porciones


INGREDIENTES
1/2kg de tomates peritas maduros
4 hinojos medianos
2 cebollas medianas y picadas
2 dientes de ajo
1/4 taza de aceite
1 ramita de tomillo
1 hoja de laurel
sal y pimienta

PREPARACION
Lavar los hinojos, cortarlos en trozos medianos y ponerlos en agua hirviendo durante 5 minutos. Retirar, pasarlos por agua fría y escurrir.
Pelar los ajos, quitarles el brote central y picarlos.
Poner en una cacerola el aceite y rehogar la cebolla y el ajo hasta que estén apenas transparentes.

Agregar los tomates picados, los hinojos, la ramita de tomillo y la hoja de laurel. Condimentar a gusto, tapar la cacerola y dejar cocinar a fuego lento hasta que los hinojos estén tiernos. Este plato se puede emplear como acompañamiento.

Ver más recetas clasificadas en www.solovegetales.com

Helado de Manzana y Nueces

Ingredientes

  • Un vaso de zumo de manzana.
  • 50 gr. de nueces trituradas.
  • Dos vasos de leche de vaca o de soya (soja).
  • 50 gr. de azúcar de caña o panela.
  • Una cucharada sopera de pasas de corinto.
  • Una ramita de canela.

Elaboración

  • Calentamos, a fuego lento, la leche con las pasas y la canela.
  • Mezclamos la leche, las pasas, el azúcar, el zumo y las nueces.
  • Lo ponemos todo dentro de un recipiente en el congelador.

Consejo

Si sacamos el helado de manzana y nueces del congelador a las dos horas como aún no estará congelado del todo podemos aprovechar para removerlo a fin de que los ingredientes queden bien mezclados.
Normalmente una hora más tarde ya está listo para tomar.

Autor: Josep Vicent Arnau, Naturópata y Acupuntor, articulista de Enbuenasmanos.

Yogurt Helado con sabor a Cacao

Ingredientes

  • 650 gr. de yogurt natural.
  • 100 ml. de leche.
  • 125 gr. de miel.
  • 65 gr. de azúcar morena.
  • 50 gr. de cacao en polvo sin azúcar.
  • 25 gr. de chocolate amargo.
  • Esencia de vainilla, una cucharadita.

Elaboración

  • Calentar al baño María la leche, la miel, el cacao, el chocolate rallado y el azúcar.
  • Una vez disuelto, dejar enfriar, agregar la esencia.
  • En un recipiente aparte, batir el yogurt e ir agregando lentamente la mezcla anterior hasta que quede perfectamente homogénea.
  • Pasar la mezcla a un recipiente metálico, taparlo y congelarlo hasta que tome consistencia.
  • Interrumpir el proceso de congelación varias veces, removiendo con una batidora o un tenedor tratando que se formen cristales cada vez más pequeños.

Consejo

Acompañamos este helado de yogurt con sabor a cacao con un salsa de naranjas.
Colocar 1 taza de jugo de naranja y su cáscara en una cacerola, reducir durante tres minutos.
Retirar del fuego y agregar 1/2 taza de Grand Manier.
Servir bien frío.

Autor: Daniel Kohon, Maestro Heladero, articulista de Enbuenasmanos.

Granizado de Piña y Canela

Ingredientes

  • 1 piña.
  • Canela en polvo.
  • Hielo.

Elaboración

  • Pelamos la piña y la cortamos a trozos pequeños, preparada para licuar.
  • La licuamos y le echamos canela por encima, al gusto.
  • Ponemos los cubitos de hielo en un vaso y le añadimos el zumo, o bien añadimos los cubitos a la licuadora, si esta la permite.

Consejo

Este granizado de piña y canela es muy refrescante y una combinación muy dulce y sabrosa.
Autor: Montse Valderrama, articulista de Enbuenasmanos.

Ver más recetas de cocina vegetariana del mundo en: http://www.enbuenasmanos.com/seccion/recetas.asp

Busca recetas sabrosas con los ingredientes que te gustan en: http://www.mundovegetariano.com/MVdoc/MVdoc.php3?accion=breceta

Ver más recetas e información en: www.vegetarianismo.net

Amplia información y encuentra más recetas sabrosas en: www.cocinavegetariana.net

Falafel

Enviada por: Varda Fiszbein

Para 6 porciones.
Preparación: 25 min.
Cocción: 25 min.
Tiempo total: 50 min.

“El falafel es cada vez más popular debido, sobre todo, a la proliferación de tiendas y restaurantes especializados en cocina medio-oriental. Estas exquisitas albóndigas o croquetas de legumbres se consumen en toda el área del cercano y medio Oriente, así como también en Turquía, país de frontera entre el Asia Menor y Europa. La receta que se indica a continuación es del falafel o Taamia, versión egipcia de este plato, que se prepara con habas secas. ”

Ingredientes

  • 250 gr. de habas secas.
  • 1 cebolla.
  • 1 diente de ajo.
  • perejil.
  • harina.
  • polvo para hornear.
  • comino.
  • sal (preferentemente marina).
  • aceite de oliva.

Preparación

  1. Se pelan las habas desechando la capa gruesa que las protege y se dejan en remojo con agua durante unas seis horas. Luego se escurren bien.
  2. Se ponen en una batidora y se les añade la cebolla previamente pelada y troceada, un manojo de perejil, el diente de ajo sin piel, una cucharadita de comino en polvo, sal a gusto y una pizca de polvo para hornear.
  3. Una vez que la mezcla tenga consistencia de puré se vierte en un bol y se deja durante un rato en un lugar cálido para que aumente.
  4. Cuando esto ocurra, se le añade un par de cucharadas de harina que se mezclan bien con la pasta de habas y se van formando pequeñas bolitas (no mayores que el tamaño de una nuez grande cada una), y se vuelve a dejar que repose la preparación durante unos veinte minutos; luego las bolitas se pasan por harina.
  5. En una sartén honda se pone a calentar aceite de oliva que debe alcanzar la temperatura exacta en que cuando echemos una miga de pan en el mismo comiencen a formarse en torno a ella unas burbujitas que indican que está a punto.
  6. Este grado de calor del aceite debe comprobarse siempre que se vaya a freír, ya que es aquel que cocina los alimentos de modo que queden tiernos por dentro a la vez que se forma una capa crujiente por fuera, sin que la grasa penetre en su interior.
  7. Se van echando las bolitas de falafel y, a medida que estén doradas, se recogen con espumadera para ir colocándolas sobre una bandeja o plato con papel absorbente para que escurra el aceite sobrante.
  8. Se sirven calientes en una bandeja sobre la que se hace un lecho con lechuga, escarola o cualquier verdura de hoja que se tome cruda y acompañados de una guarnición de Tahín o pasta de sésamo.

Hamburguesa vegetariana

Enviada por: Francisco Vásquez Neira

Para 1 porciones.
Preparación: 10 min.
Cocción: 10 min.
Tiempo total: 20 min.

Los ingredientes están calculados por persona.

Ingredientes

  • 150 g de lentejas cocidas al natural, caseras o de bote.
  • 1 cucharada de cebolla rehogada, casera o en conserva.
  • 1 cucharada de almendras picadas
  • 1 ramita de perejil fresco
  • Ajo
  • 1 pizca de curry

Preparación

  1. Frotar ligeramente con el ajo partido el vaso mezclador o el tazón que vaya a utilizarse.
  2. Escurrir las lentejas y en ese recipiente triturarlas con el brazo mecánico hasta conseguir un puré espeso, con la cebolla, perejil y curry.
  3. Formar a mano unas tortas como hamburguesas, rebozarlas en la almendra picada y hornearlas hasta que queden doradas.

Hamburguesas de garbanzo y calabacín

Enviada por: Yamira Bailo

Para 4 porciones.
Preparación: 15 min.
Cocción: 5 min.
Tiempo total: 20 min.

Son sabrosas y proteínicas gracias a la combinación de legumbre y cereal.

Ingredientes

  • 1 taza de harina de garbanzo
  • 1 taza de arroz integral
  • 1 trozo de calabacín muy picado
  • 1 cucharadita de comino molido
  • sal

Preparación

  1. Hervir el arroz con suficiente agua y reservar.
  2. Mezclar la harina de garbanzo con los ingredientes restantes y añadir el arroz.
  3. Amasar y dejar reposar diez minutos.
  4. Dar forma de hamburguesa y cocinar en sartén con poco aceite tres minutos por cada lado.

Champiñones con bolas de mijo

Enviada por: El Delantal Verde

Para 4 porciones.
Preparación: 25 min.
Cocción: 15 min.
Tiempo total: 40 min.

“Estas bolitas de mijo, han sido mi último descubrimiento. Desde que las improvisé la primera vez, se me ocurren mil maneras de combinarlas con verduras, hortalizas, setas, tofu, seitán… Son sencillísimas de hacer, y exquisitas al paladar. ”

Ingredientes

  • 200 gr. champiñones
  • 1 cebolleta fresca
  • ½ pimiento rojo
  • 1 tomate maduro
  • 100 gr. mijo
  • perejil fresco
  • salsa de soja (opcional)
  • aceite de oliva
  • sal
  • agua

Preparación

  1. Por un lado, pela y trocea la cebolleta y el tomate, y póchalos, junto al pimiento también lavado y picado, en una sartén con dos cucharadas de aceite. El fuego que esté medio, y remueve de vez en cuando, para que no se pegue.
  2. Cuando esté bien blandito, añade los champiñones pelados y partidos a la mitad. Tapa y deja cocer, hasta que éstos se hagan a tu gusto. A mí no me gustan muy hechos, los prefiero ligeramente crujientes, así que los dejo solo unos minutos.
  3. Corrige de sal.
  4. En una cacerola, pon a hervir dos vasos de agua con un poco de sal y un chorro de salsa de soja, y añade el mijo. Déjalo a fuego vivo, unos 10-15 minutos, hasta que veas que el grano empieza a estar blando. Es importante que no se quede seco en ningún momento. Cuando esté hecho, escúrrelo bien, pero no lo enjuagues. Mézclalo con un manojo de perejil recién picado, y elabora con las manos las bolas, del tamaño de una albóndiga. Si se te pegan mucho a los dedos, échate un poco de aceite, verás cómo te resulta más fácil.
  5. Sirve el plato con estas bolas, y las verduras ya sofritas al lado.
  6. Variaciones: Para jugar con el sabor del mijo, puedes variar los condimentos que eches en la cocción del agua, o las hierbas frescas (o secas) que añadas al elaborar las bolas, en cada ocasión.

Ver más recetas e información en: www.haztevegetariano.com

Empanada de verduras

Ingredientes:
Masa:
Harina integral.
Levadura.
Agua.
Sal.

Relleno:
Cebolla.
Zanahoria.
Calabacín.
Pimiento.
Otras verduras.

Elaboración:
-Lo primero es poner las verduras con aceite a freír hasta que estén hechas. Luego agregarle la sal.
-En un recipiente poner la harina bien mezclada con la levadura.
-Luego añadirle el agua con sal hasta que quede una pasta bien homogénea y hacer una bola.
-Extender la masa sobre un recipiente metálico con harina y aceite para que no se pegue.
-Poner las verduras en una parte de la masa y la doblar por la mitad para hacer la empanadilla. La cerramos presionando los lados con un tenedor.
-Por último ponerlas en el horno hasta que la pasta esté hecha.

Ingredientes:
– 1 Patata grande
– ½ Puerro
– ½ Coliflor pequeña
– ½ l de agua
– 2 dl. de nata liquida
– 1 cucharada de aceite de oliva
– ½ cucharita de jengibre fresco rallado
– ½ cucharita de perejil rallado
– 1 cuchara sopera de vodka
– Sal

Elaboración:
Cortad las patatas en cuadros, el puerro en rodajas y la coliflor troceada.
Poned el aceite en una olla y a fuego lento rehogar un poco la patata el puerro y la coliflor, pero que no coja color.
Añadid el agua y subir el fuego hasta que hierva. Una vez levantado el hervor, espumar las posibles impurezas y tapar. Dejad que se cocine durante
unos 20 minutos o hasta que la patata esté tierna. Ahora triturad todo el conjunto con el robot o la turmix y luego pasadlo por un colador o chino
fino. Volved a ponerlo al fuego y añadir la nata liquida y la sal. Antes de servir añadid el vodka. Este truquillo hace que el conjunto quede un poco
más seco y se realcen los sabores. En él último momento añadir el jengibre rallado y el perejil. Otro truco, si metéis la raíz del jengibre en el
congelador, podréis rallarlo mucho mejor y no se perderá parte del agua que contiene.

 

Ingredientes:
200 g. de mijo, una zanahoria, una cebolla, un calabacín, 2 tomates, perejil, lechuga, aceitunas negras, tomillo, aceite de oliva extra virgen, sal y pimienta.

Elaboración:
Cocer el mijo en medio litro de agua. Pelar y rallar la zanahoria y el calabacín. Cortar la cebolla en rodajas y cocer en una cazuela a fuego lento y con poco agua hasta que quede transparente. Añadir el resto de las verduras y el aceite y cocer. Mezclar en un bol el mijo con las verduras cocidas, tomillo, perejil, sal y pimienta. Formar albóndigas con la mezcla y pasarlas por harina antes de freírlas en abundante aceite muy caliente. Adornar con la lechuga y las olivas. Con este plato se consigue un gran aporte de fibra.

Ver más recetas interesantes en: www.recetavegetariana.com

Receta para preparar seitán

El ingrediente básico del seitán es el gluten. Esta sustancia esta contenida en muchos cereales y normalmente se obtiene del trigo por un proceso de lavado y amasado, separándolo del almidón.

Se puede hacer este proceso en casa lavando y amasando la harina bajo el grifo del agua con la ayuda de un colador fino hasta conseguir el gluten. Recomendamos sin embargo comprar el gluten ya separado del almidón, pues se ahorra mucho tiempo y esfuerzo. Se comercializa en polvo en bolsas herméticas, podéis comprarlo en herbolarios y tiendas de alimentación especializadas.

Ingredientes:

1 bolsa de gluten de trigo (350g.)
1/2 vaso de pan rallado
1 vaso y 1/2 de agua
3 pastillas de caldo vegetal
1/2 taza de salsa de soja
1 cebolla
1 pimiento
2 dientes de ajo
sal

¿Cómo hacer seitán a partir del gluten en polvo?

Se mezcla en un recipiente el gluten y el pan rallado con un poco de sal.

Por otro lado ponemos a hervir el vaso y medio de agua para deshacer 2 de las 3 pastillas de caldo vegetal. Cuando estén disueltas, apagamos el fuego y echamos la salsa de soja. Dejamos enfriar todo hasta que esté templado y se pueda manejar con las manos. Entonces echamos el agua a la mezcla de gluten y pan rallado. Amasamos en y 10 segundos está echa la bola de seitán.

Previamente habremos puesto a hervir sufriente agua como para cubrir completamente la bola que hemos preparado. En esta agua pondremos la bola, la cebolla y el pimiento troceados y la pastilla de caldo vegetal que nos queda.

En 30 o 40 minutos (según la consistencia deseada) estará listo.

Se saca del agua y se deja en un colador para repose un poco. Puede aguantar en la nevera con su agua de cocción, o bien, puede congelarse.

Comentario:

Los condimentos se pueden variar para darle un gusto u otro.

Con el seitán que hemos preparado se pueden realizar distintas recetas y sustituir la carne de maneras diferentes.

Utiliza el buscador de www.recetasvegetarianas.nety encuentra recetas interesantes para preparar platos diferentes.

Más Páginas del Mundo vegetariano

http://video.concienciame.com/


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: